Presidente Sebastián Piñera desde el Liceo Augusto del Mar en Ñuñoa se refirió al proyecto que modificaría el sistema de admisión escolar y que aseveró “perfecciona el sistema”. Asimismo, dejó ver que las sociedades deben valorar más y mejor con el esfuerzo de los niños y jóvenes que se están educando.

“Yo pienso que la ley de inclusión que se aprobó el gobierno anterior no fue una buena ley:

Primero porque restringe  la libertad y el derecho preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos, segundo restringe e incluso prohíbe a los padres poder voluntariamente aportar a mejorar la calidad de la educación de sus hijos, tercero: Restringe la libertad de enseñanza, la libertad de una comunidad escolar, de poder desarrollar su proyecto educativo”.

Asimismo, aseguró que grandes nombres del país son hijos de la educación publica y que en este momento “lamentablemente hubo una disminución en la calidad de la educación pública y por eso es inspirador y de orgullo que 10 de los 25 mejores liceos municipales son Liceos Bicentenarios de excelencia”, aseguró el presidente.

Por otra parte, afirmó que este proyecto de ley que presenta es parte del Programa de Gobierno que busca fortalecer el derecho de los preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos y devolver a los padres poder aportar a la educación de sus hijos, además de criterios de selección que no oculten los méritos y el esfuerzo.

“Este proyecto busca corregir una injusticia, porque solo había derecho preferente a acceder a un establecimiento educacional a los hermanos sanguineos, es decir, hermanos de padre y madre, pero en Chile hay mucho hogares, por ejemplo: los tuyos, los mios y los nuestros que viven en un mismo hogar. Y que son tan hermanos como los que son hermanos sanguineos y la actual ley no le reconocía a esos hermanos sus derecho para poder tener un acceso preferente para que todos se eduquen en un mismo establecimiento educacional”, aseguró el Presidente.