Los pequeños se conocieron en su colegio en Ovalle, donde se transformaron en pareja de baile.

La profesora de Guisel quiso organizar una presentación de cueca, pero le costó encontrar a alguien que bailara con la niña que se encuentra en silla de ruedas, pero Pablo aceptó.

“En mi otra escuela me hicieron harto bullying, y no quería que le pasara lo mismo a Guiesel”, señaló Pablo.

Ambos emocionaron a todos los presentes en el teatro Teletón con esta muestra de inclusión.