En relación a la formulación de cargos que la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) realizó en contra de la Compañía de Petróleos de Chile S.A. (Copec), la empresa aclaró que estos “no tienen relación alguna con los últimos episodios de contaminación ocurridos en Quintero” durante el año.

De igual manera, la empresa señaló que ha tomado conocimiento de la notificación realizada por la autoridad y que se encuentra analizando los antecedentes pertinentes.

Sin perjuicio de lo anterior, subrayaron que “de los cinco cargos especificados por la autoridad, cuatro son de carácter leve, referidos principalmente a falta de registros documentarios o protocolos que no tienen relación con la normal operación de las instalaciones”.

Además, plantearon que estos cargos “derivan de una acuciosa y profunda fiscalización realizada por la autoridad en múltiples oportunidades en los últimos años y particularmente las últimas semanas”.

En particular, en relación al primer cargo, definido por la SMA como “grave” (en la escala de leve a gravísimo) y que refiere al monitoreo anual con ultrasonido del “emisario”, Copec indicó que “esta tubería canaliza específicamente aguas lluvias. Además, se refiere al monitoreo del ducto de las aguas, las cuales han sido analizadas y certificadas de acuerdo a la normativa correspondiente”.

Finalmente, la compañía aseguró que realizará a la brevedad la evaluación técnica de los cargos y definirá el camino a seguir en el proceso, para desarrollar una actividad industrial sostenible.