El hospital San Martín de Quillota emitió una declaración en atención a una sentencia de la Corte Suprema que ordenó el pago de una indemnización por $50 millones a los padres y hermanas de un joven que falleció debido a una bacteria que lo infectó en el centro asistencial.

En primer lugar, a través de un comunicado, el recinto de salud, junto con lamentar los sucesos acaecidos el año 2012, aseguró que “acatará la resolución del máximo tribunal de justicia del país y ejecutará el fallo acorde con la Ley”.

No obstante a lo anterior, aclararon que en dicho año el recinto asistencial “presentó casos de bacterias, lo que llevó a realizar paulatinas y sustanciales mejoras para asegurar la calidad y seguridad de sus pacientes en relación a este tipo y otras infecciones intrahospitalarias”.

En ese sentido, indicaron que se “reestructura el Programa de Control de Infecciones, asignándose un profesional con dedicación exclusiva por 44 horas a esta materia, sumándose –posteriormente- un segundo profesional de enfermería por 22 horas, y un médico infectólogo”.

De igual forma, en la Unidad de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS) “se elaboran, revisan y actualizan de manera periódica las normativas internas en torno a este tema”.

También se elaboran “programas de infecciones intrahospitalarias por cada servicio clínico, atendiendo IAAS con la particularidad en cada uno de ellos”; “se ha incentivado de manera sostenida la formación y capacitación del personal hospitalario en la materia con temáticas actuales y emergentes”.

Además, dijeron que “se destinaron dos salas, con seis camas en total, del Servicio de Pensionado para el manejo de pacientes con Clostridium Difficile, las que cuentan con personal de enfermería con dedicación exclusiva para ello cuando se presentan casos de esta bacteria”.

A través del comunicado expusieron también que el hospital San Martín “actualizó las normas de saneamiento ambiental para desincentivar la presencia de estas bacterias”; que “se implementan técnicas de biología molecular para identificar los diversos tipos de Clostridium Difficile”; y que “mantiene una vigilancia activa de ésta y otras Infecciones Asociadas a la Atención en Salud siguiendo los lineamientos y supervisión del Ministerio de Salud”.