Una pareja de mujeres denunció ante el Movimiento de integración y Liberación Homosexual (Movilh) que un ginecólogo del hospital Claudio Vicuña de San Antonio las discriminó en razón de su orientación sexual por negarse presuntamente a realizar una ecografía a una paciente por el hecho de ser lesbiana.

Los hechos ocurrieron el pasado 7 de agosto, cuando una mujer asistió a una cita con el ginecólogo R.H.L, quien debía practicarle una ecografía con miras a someterse a un proceso de fertilización asistida y tener a un hijo junto a su pareja del mismo sexo.

Rolando Jiménez, dirigente del Movilh, explicó que “en primer momento, el ginecólogo cuestionó que P.M. se sometiera a esos exámenes sin estar casada. Luego, al saber que tenía una pareja del mismo sexo, calificó la situación de ‘antinatural y poco ortodoxa’ y se negó a practicarle la ecografía. La afectada salió llorando del recinto, ante el evidente abuso, lesbofobia, machismo y misoginia”.

Junto con formalizar la denuncia, el 20 de agosto la pareja se reunió con el director del hospital, Paul Rojas, donde le pidieron que el médico ofreciera disculpas a las afectadas y que los funcionarios del hospital fueran capacitados en temáticas de diversidad sexual.

El 3 de septiembre hubo una segunda reunión, que contó además con la participación del médico acusado. Jiménez explicó que en la cita el ginecólogo “se negó a ofrecer disculpas y reafirmó que los tratamientos de fertilización asistida requieren de una relación heterosexual y que no transaría sus valores. Se trata de una flagrante discriminación”.

Si bien, la dirección del hospital no avaló estos dichos, se disculpó con las afectadas y aseguraron que están dispuestos a capacitar a sus funcionarios en tales temáticas, “ello no ha servido para reparar el daño causado a la pareja, que está muy dañada psicológicamente”.

En ese sentido, el Movilh anunció que está evaluando junto a las afectadas el inicio de acciones legales.