Con un ritual mapuche, 123 familias del conjunto “Kuno Kawescar” (Comunidad de hombres en canoa), de Villa Alemana, recibieron las escrituras de sus viviendas, instrumento legal que los acredita como propietarios de sus departamentos ejecutados por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu).

El conjunto está compuesto por familias mapuche, huilliches, onas, kawescar, aymaras, quechuas y diaguitas, cuya construcción respetó la cosmovisión y rescate de nuestras culturas originarias, con un espacio intermedio de recibo y acceso como las chalingas; pilares con vigas de cruce como las rukas; loteo emplazado según las cuatro orientaciones cardinales; orientación de las puertas al oriente, para recibir el sol; y una sede social que simula una ruka, al lado de un espacio ceremonial.

La directora (s) del Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), María Paz Cueto, destacó el sentido de pertenencia que se plasmó al momento de diseñar sus viviendas, dado que “en la confección del diseño fue un elemento que se destacó. El sello de ser pueblo originario, y todo lo que significa respecto a su estructura de creencia, está también presente en sus viviendas”.

Por su parte, el alcalde de Villa Alemana, José Sabat, señaló que “los únicos ganadores en este tema son las familias, porque hoy día tienen un lugar definitivo”.

Finalmente, María Huenteo, dirigente del sector, cerró diciendo que “vamos a tener una forma de vida un poco diferente a las demás, porque siempre hemos sido muy espirituales. Pero damos gracias en este minuto a todas las personas que hicieron posible esta situación porque su fuerza también está aquí”.