El gobernador del estado de Carolina del Sur, Henry McMaster, ordenó la evacuación obligatoria de la zona costera ante la llegada del huracán Florence, que se dirige hacia la costa este de Estados Unidos.

Los ocho condados que hay a lo largo de la costa comenzarán a evacuar a sus habitantes a partir del mediodía del martes 11, según precisó la autoridad, quien además informó que se facilitarán accesos por carretera para permitir la salida.

De esta manera, hasta un millón de personas podrían verse obligadas a abandonar la costa debido a esta orden emanada por la Gobernación de este estado.

McMaster señaló que “sabemos que la orden de evacuación que estoy emitiendo será inconveniente, pero no jugaremos con la vida de la gente de Carolina del Sur”.

Las oficinas estatales y las escuelas también cerrarán en 26 condados en la parte baja del estado y algunos colegios se utilizarán como refugios de evacuación, que se abrirán según sea necesario.

Carolina del Norte, por su parte, ha comenzado a evacuar a aquellos ciudadanos que lo deseen, aunque todavía no ha emitido ninguna orden obligatoria.

El presidente Donald Trump señaló al respecto que “las tormentas en el Atlántico son muy peligrosas. Alentamos a cualquier persona en el camino de estas tormentas a prepararse y a prestar atención a las advertencias de los funcionarios estatales y locales. El Gobierno federal está supervisando de cerca y listo para ayudar. ¡Estamos con ustedes!”.

El huracán Florence se ha intensificado a categoría 4 en las últimas horas y alcanzó vientos máximos sostenidos de 195 km/h mientras avanza hacia Las Carolinas, según confirmó el Centro Nacional de Huracanes.