El futbolista de la selección chilena, Diego Valdés, se encuentra en el ojo del huracán en Corea del Sur, luego que la prensa e hinchas de aquel país lo acusaran de realizar un gesto racista.

Un hincha le pidió una fotografía al mediocampista, a lo que accedió, pero con sus dedos simuló tener los ojos rasgados, hecho que fue calificado como “racista” por la población coreana.

Tras aparecer en todos los medios de comunicación de aquel país, Valdés utilizó nuevamente sus redes sociales para disculparse por lo sucedido.

“En relación a la fotografía que está en redes sociales, nunca fue mi intención y pido las disculpas correspondientes si alguien se sintió ofendido con la situación”, sostuvo el jugador del Monarcas de Morelia (México).