De acuerdo al último censo realizado por personal guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), 1.449 aves se pudieron observar durante agosto en la Reserva Nacional El Yali, área silvestre protegida de Santo Domingo, que anualmente recibe a cerca de dos mil visitantes, especialmente a amantes de la ornitología.

Los funcionarios efectuaron el análisis en los tres cuerpos de agua del entorno natural: las lagunas Albúfera, Matanzas y Colejuda, donde registraron 368, 754 y 327 ejemplares, respectivamente.

Con el estudio, además, pudieron confirmar la presencia de 10 flamencos chilenos (Phoenicopterus chilensis), 25 patos gargantillo (Anas bahamensis), 44 cisnes coscoroba (Coscoroba coscoroba) y ocho cisnes de cuello negro (Cygnus melancoryphus), especies con problemas de conservación y de complejo avistamiento en la zona central de Chile.

El director regional de Conaf, Pablo Mira, manifestó que el conteo de aves es relevante porque “en base a esos resultados tomamos las decisiones que corresponden para mejorar la habitabilidad. El Yali es una gran zona donde ellas habitan, en algunos casos, después de viajes de miles de kilómetros”.

Por su parte, la jefa regional de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de la institución, Javiera Meza, precisó que la investigación “da cuenta de una gran diversidad de aves, no solamente de un número importante de ejemplares. Tenemos más de 21 especies diferentes, muchas de estas asociadas a los cuerpos de agua, donde se concentran para la alimentación, la reproducción y también el descanso”.

Cabe consignar que la Reserva Nacional El Yali posee la condición de Sitio Ramsar, es decir de  humedal de importancia internacional, especialmente como ambiente de aves acuáticas.