Hasta la residencia Domus Santae Martae, ubicada en el Vaticano, acudieron esta mañana el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, y la presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, Ana María Celis, quienes se reunieron con el Papa Francisco.

El objetivo del encuentro fue para informar al Pontífice e intercambiar opiniones sobre los pasos que se están dando en Chile para afrontar los casos de abuso sexual y para prevenir que estos vuelvan a suceder.

Según informaron a través de un comunicado de prensa de la Santa Sede, un punto importante de la conversación fue el sufrimiento de las víctimas y su necesidad de hallar consuelo y reparación.

Por tal razón, el Papa Francisco, expresó su deseo de que “se sigan aclarando todas las interrogantes para que se pueda dar una respuesta justa” a cada una de las víctimas.