Por 38 votos contra 31, el Senado de Argentina rechazó el proyecto de ley que buscaba despenalizar el aborto, por lo que la iniciativa legal quedó desechada para tratarse durante el actual período legislativo.

La sesión comenzó a media mañana y fue acompañada por una multitud en la plaza de los Dos Congresos y también en todo el vecino país, con miles de mujeres identificadas con pañuelos verdes y celestes, mostrando su apoyo y rechazo a la iniciativa respectivamente.

El proyecto planteaba despenalizar el aborto y garantizar el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo a todas las mujeres hasta la semana 14 de gestación. También incluía la posibilidad de objeción de conciencia, pero con garantías para que el sistema de salud realice esa práctica.

A diferencia de lo que ocurrió en la Cámara de Diputados durante junio, en el Senado argentino no se pudo revertir la tendencia hacia el rechazo del proyecto, ya que los bloques políticos votaron de manera dividida y respetando la “libertad de conciencia” antes que posturas de sus propios partidos.

Entre los últimos senadores en argumentar su voto estuvo la ex presidenta de aquel país, Cristina Fernández, quien reconoció que cambió de posición, pues cuando estaba al mando era contraria a la despenalización del aborto: “Fueron los jóvenes quienes me hicieron cambiar de posición”.