El Obispado de Valparaíso comunicó esta jornada que el sacerdote Jaime da Fonseca Hidalgo perdió el estado clerical tras ser acusado de abuso sexual mientras ejercía como párroco de Quilpué.

Dicha sentencia llegó después de haber realizado una acuciosa investigación y a través de un proceso judicial canónico que fue entregado en mayo de 2018 a la Congregación para el Clero del Vaticano.

Este organismo dictaminó que “se le impone la pena de la dimisión del estado clerical a dicho presbítero, con la dispensa de las obligaciones contraídas con la ordenación sacerdotal” y de manera inapelable.

Cabe precisar que la Congregación para el Clero se refiere a la disciplina eclesiástica a diferencia de la Congregación de la Doctrina de la Fe, que se hace cargo de abusos de clérigos a menores.

El Obispado de Valparaíso invitó a toda la comunidad a que “sigamos creando ambientes sanos y seguros para que nunca más se repitan hechos como éstos”.

De igual forma, invitaron “a los fieles a que oremos y colaboremos en la verdad, justicia, reparación y la sanación integral de las víctimas que han sufrido dolorosamente por estas situaciones”.