La teleserie entre Mauricio Pinilla y Universidad de Chile vivió esta jornada un nuevo episodio, luego que el delantero demandara a la concesionaria que administra al club, Azul Azul, por medio de lo cual exige una compensación económica que asciende a $573 millones.

En el documento presentado, el abogado Alejandro Cáriz señala que “con fecha 31 de julio (…) comunicaron al país que mi representado ‘no podía volver al club’. Justificaron la decisión adoptada en forma unánime por el Directorio, declarando que ‘la institución está por sobre los intereses personales, independientemente del cargo'”.

En ese sentido, el texto presentado este lunes 6 ante el Juzgado de Letras del Trabajo de San Miguel, la defensa de Pinilla pide el pago de $313 millones por “el lucro cesante en el período comprendido entre el 1 de agosto de 2018 y el 31 de diciembre de 2019”. Junto a ello, pidieron $260 millones “por los bonos especiales sujetos a la vigencia del contrato”.

Por último, el abogado Cáriz indica que el futbolista fue impedido de poder entrenar junto a sus todavía compañeros en Universidad de Chile durante los días 30 y 31 de julio, antes de la declaración pública de Azul Azul donde daban a conocer la salida definitiva del ariete.