Con gritos de alegría, cánticos y rogativas mapuches, se inauguró la ruka Lawen del hospital de Peñablanca, en Villa Alemana, que es administrada por la Asociación Indígena Witrapurán y que es un dispositivo de salud intercultural que en 2017 fue destruida en un incendio.

El Ministerio de Salud, a través del programa Pespi del Servicio de Salud Viña del Mar – Quillota (SSVQ), recibió $14.712.000 para reconstruir la ruka, firmándose un convenio con la Asociación Witrapurán, que levantó el nuevo recinto bajo las pautas culturales y tradiciones del pueblo mapuche.

En la ruka anualmente se realizan cerca de 900 atenciones anuales, convirtiéndose en un importante centro de salud intercultural de la región de Valparaíso y donde ofrecen sus servicios una agente médico Machi y una Lawentuchefe, terapeuta experta en hierbas medicinales.

El jefe de Participación Social del SSVQ, Marcelo Valderrama, señaló que la reconstrucción de la ruka tiene dos aristas: “la primera es volver a contar con este recinto, y la segunda es el reconocimiento que se le entrega al trabajo que están realizando los pueblos originarios”.

María José Morales, presidenta de la Asociación Indígena Witrapurán, manifestó que ahora van a poder “seguir ofreciendo todos los días las atenciones de la machi y de la lawentuchefe, que ofrecen medicina mapuche que es complementaria a la medicina occidental, además de atender a colegios e instituciones”.