El Juzgado de Garantía de Antofagasta rechazó una solicitud de cautela de garantías presentada por la defensa de la alcaldesa Karen Rojo, que estimó que cinco testigos llamados a declarar a la Fiscalía habrían recibido un trato inapropiado, cuyas consecuencias podrían afectar a su representada; esto, en el marco de la investigación que se lleva contra la jefa comunal por un presunto delito de fraude al fisco.

La cautela se refiere particularmente a la actuación de un efectivo de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos (Bridec), el cual habría realizado en dependencias de la Fiscalía un interrogatorio intimidatorio a dichos testigos.

En virtud de estos hechos, solicitó acoger la solicitud de cautela y que, en el futuro, los testigos que sean citados a la Fiscalía sean entrevistados por el fiscal a cargo de la causa, y que si se dictan diligencias, sean encargadas a Carabineros y no a la PDI, y en el caso que el fiscal siga recurriendo a efectivos de la Bridec, que estos participen sólo en calidad de oyentes.

Al respecto, el fiscal de la causa, Cristian Aguilar, se opuso a esta cautela, señalando que “no se dan los presupuestos legales y no se ha afectado garantía alguna, sin considerar que se trata sólo de testigos, que no tienen la calidad de intervinientes, y que no ve cómo la declaración de ellos puede afectar garantías de los imputados”.

Seguidamente, el Consejo de Defensa del Estado y el querellante solicitaron rechazar esta cautela de garantía, ya que la misma no resulta procedente, y además que la misma sólo pretende coartar la libertad de dirección de la investigación que asiste a la Fiscalía.

El tribunal coincidió con la postura de la Fiscalía y los querellantes, en orden a que ninguna de las garantías que contempla la norma legal ha sido vulnerada, por lo que la solicitud de cautela carece de fundamento jurídico.