Luego que se conociera que la Fiscalía se encuentra investigando al empresario viñamarino Gabriel Urenda Salamanca por el presunto delito de estafas reiteradas (estafa piramidal), el que habría cometido desde su holding Intervalores, y que llegaría a US$ 15 millones, su familia entregó una declaración pública respecto a esta situación.

En primer lugar, la familia Urenda Salamanca comentó que ellos, en forma directa ni indirecta, así como personas relacionadas al Grupo Urenda, “no participan en la propiedad ni en la gestión de las sociedades o negocios del señor Gabriel Urenda Salamanca” (Intervalores S.A. e Inversiones Intervalores Capital Ltda).

Además, negaron que el menor de los hijos del fallecido ex senador Beltrán Urenda Zegers (UDI) sea “accionista, ejecutivo o funcionario de ninguna de las empresas pertenecientes o vinculadas a sociedades relacionadas con el grupo GEN, como tampoco lo representa, ni a éste o al Grupo Urenda, en ningún tipo de negocio, actividad o participación societaria”.

De igual forma, la familia indicó en declaración pública que la situación de los negocios de Gabriel Urenda, y sus implicancias legales, “se radica única y exclusivamente en ellos o en quién/es además se determine, no correspondiéndole a sus hermanos o al Grupo Urenda ninguna responsabilidad en ello, como tampoco respecto de aquellas personas, sociedades o entidades que resulten afectadas”.