El Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca (NSC, por sus siglas en inglés) negó que el Gobierno de Estados Unidos haya pensado en ejecutar una invasión militar a Venezuela, debido a la grave crisis que enfrenta aquel país.

Pese a ello, un portavoz del NSC reconoció que la opción militar en territorio caribeño sigue sobre la mesa, como una de varias herramientas posibles para “ayudar al pueblo venezolano a recuperar la democracia”, según dijo.

En tal sentido, el vocero del órgano encargado de centralizar la política exterior, militar y de inteligencia de Washington, aseguró a la agencia EFE que “no hubo una invasión planeada”.

Finalmente, subrayó que el país seguirá considerando “todas las opciones disponibles que tiene, incluida la vía castrense, para ayudar a que el pueblo de Venezuela recupere la democracia, la estabilidad y la prosperidad”.