Desde el municipio de Viña del Mar se abrieron a la posibilidad de implementar una ordenanza que sancione el acoso en las calles de la comuna.

Esto, luego que un joven resultara apuñalado en el centro de la Ciudad Jardín por defender a una amiga que recibió piropos por parte de desconocidos.

Al respecto, la alcaldesa Virginia Reginato indicó a radio Biobío que “yo creo que eso hay que verlo, ya que muchos no se atreven. Aunque hay veces que un piropo simpático viene bien”.

Por su parte, la concejala Marcela Varas (PPD) sostuvo a la emisora que “se ha entendido como algo normal que una persona se sienta con el derecho de piropear a otra, cuando en realidad lo que está haciendo es meterse en el espacio íntimo de otra persona”.

Se espera que este tema sea analizado durante la próxima sesión del Concejo Municipal de Viña del Mar, para dar luces respecto a la posición que tendrá la comuna en relación al acoso callejeros, y si es que se suma a lo hecho por comunas como Recoleta o Las Condes.