El controvertido periodista deportivo argentino, Martín Liberman, tiene varios detractores en su país, tanto por sus descarnados análisis futbolísticos como por su frontalidad a la hora de decir las cosas.

Por ello, desde hace muchos años, su imagen la asocian a la mala suerte.

Recordada es una imagen de Luis Suárez saludándolo en un aeropuerto, para luego llevarse su mano a los genitales, en señal de “contramufa”.

Con estos antecedentes, un hincha trasandino decidió ver la sanción penal que ejecutaba Gylfi Sigurdsson, con una imagen de Liberman en su teléfono celular.

Luego que el disparo fue desviado, la acción del aficionado fue rápidamente viralizada en el vecino país.