Los ocho conscriptos dados de baja por golpear y abusar sexualmente a uno de sus compañeros de servicio militar en el regimiento de Calama, confesaron que las acusaciones en su contra eran ciertas.

Así lo informó el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, quien explicó, a través de una declaración pública, que confesaron que “efectivamente agredieron al soldado conscripto y que hubo una agresión sexual que no la voy a detallar”.

En cuanto a las eventuales causas de lo ocurrido en la unidad calameña, el general indicó que “las razones, al parecer, fueron rencillas entre ellos, pero no quiero adelantar nada todavía, porque es parte del proceso investigativo que está efectuando el general Fuenzalida”.

El joven víctima de sus compañeros, de 18 años, se encuentra internado en el hospital Carlos Cisternas, de Calama, debido a la gravedad de sus lesiones.