Los robos y destrozos de los empalmes del alumbrado público en el sector de Las Cabritas, en la comuna de La Calera, se han transformado en una constante.

Esta acción afecta gravemente la seguridad de los vecinos, que son testigos -especialmente los fines de semana- de hechos delictivos de personas calificadas como “inescrupulosas” por el municipio calerano.

El Departamento de Operaciones de la Municipalidad, en diversas oportunidades, ha debido recurrir al lugar por solicitud de los vecinos, para poder realizar labores de reposición de estos empalmes.

En el marco de esta situación, el municipio comenzó diversas conversaciones con la empresa Chilquinta con el objetivo de buscar un mecanismo que impida mayores destrozos.

Por ello, hicieron un llamado a toda la comunidad, y en especial a los vecinos de este sector, “a informar al Departamento de Operaciones (33- 2225797) y a las policías de La Calera, sobre este tipo de destrozos que afectan la sensación de seguridad y la tranquilidad de toda la comunidad”.