Tras el sistema frontal que afectó a la zona central del país, que provocó diversos inconvenientes en los accesos de los campamentos de Viña del Mar, el municipio inició una serie de labores para normalizar la situación a través del Área de Operaciones y Servicios.

Con maquinaria pesada, el personal municipal trabajó en los campamentos Felipe Camiroaga y Vista Las Palmas, en Forestal; y Manuel Bustos, en Achupallas.

La alcaldesa Virginia Reginato indicó que “una de nuestras grandes preocupaciones durante y después de la lluvia fue el estado de los accesos a los campamentos. Por ello, cuando la condiciones climáticas lo permitieron, de inmediato nos pusimos a trabajar para mejorar los caminos, permitir que se pueda transitar y nosotros poder llevarles los servicios de entrega de agua y retiro del aseo en forma oportuna”.

Debido a que los caminos están compuestos por material gredoso, que hace que las máquinas y transportes se entierren en el terreno, se está gestionando material de estabilizado que permita una mayor duración de los caminos y evite el barrial en caso de nuevas lluvias.

De acuerdo al catastro realizado por la Dirección de Operaciones y Servicios, para todos los caminos se necesitan alrededor de 10 mil metros cúbicos (mil camionadas).

Asímismo, el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) comprometió apoyo con profesionales, maquinarias y equipos de transporte para acelerar esta labor en otros sectores.