El fiscal nacional, Jorge Abbott, se reunió hoy con el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, para informarle que el Ministerio Público enviará formalmente al Vaticano una solicitud de información sobre delitos sexuales cometidos por sacerdotes o miembros de la Iglesia en Chile.

Abbott comentó que “nos reunimos con monseñor Scicluna y su asistente, ya que en los próximos días vamos a hacer un requerimiento formal al Vaticano pidiendo información. Vinimos en busca de colaboración para las investigaciones que estamos llevando adelante”.

Continuó indicando que “ambas instituciones compartimos la necesidad absoluta de cooperación para avanzar en estas causas, establecer la existencia de los hechos y las responsabilidades involucradas”.

Consultado por la eventual prescripción de los hechos investigados, el persecutor nacional fue enfático en señalar que “nuestro compromiso es investigar los hechos y si estos están prescritos, el Ministerio Público deberá pedir el sobreseimiento, sin embargo, el compromiso es establecer la verdad, como reparación a las víctimas que sufrieron los abusos”.

De paso, Abbott aclaró que, por el momento, las investigaciones penales que se siguen en diferentes puntos del país, por delitos sexuales presuntamente perpetrados por personas ligadas a la Iglesia Católica continuarán en manos de los fiscales que las lideran.

Finalmente, incentivó a las víctimas a presentar su denuncia en la Fiscalía o en la oficina que la Iglesia abrirá especialmente para estos efectos y dijo que “vamos a establecer un sistema de relacionamiento con la Iglesia en el contexto de las denuncias, de modo tal que las personas puedan tener la certeza que nuestras unidades de Víctimas y Testigos van a darle la protección necesaria que requieren”.