“Tratándose de dos postulantes relacionados entre sí, se deberá considerar la estabilidad y antigüedad de su relación, su actuar de consuno, y, especialmente, la existencia de un ambiente familiar donde se pueda ejercer adecuadamente el rol de padre y madre”.

Éste es el artículo de la indicación sustitutiva ingresada por el Gobierno al Congreso, en el marco de la Ley de Adopción, que generó la molestia de los sectores más conservadores de Chile Vamos, puesto que -según consigna La Tercera- consideran que “deja la puerta abierta a la adopción homoparental”.

El ministro de Justicia, Hernán Larraín, lideró el escrito de la indicación, que tiene como objetivo modificar la Ley de Adopción, en la cual se establece una preferencia para familias con padre y madre, pero que no excluye explícitamente a homoparentales, por lo que el juez deberá tomar la decisión.

Al respecto, el secretario de Estado explicó al matutino que “lo deseable es que puedan reproducir un hogar de padre y madre. Ahora, eso puede ser no posible en muchas circunstancias. Entonces, se tendrá que ver quién o quiénes son las personas más adecuadas para adoptar”.

Cabe señalar que el proyecto busca agilizar los tiempos para adoptar; propone la eliminación del orden de prelación existente en la actual ley, que establece prioridad a matrimonios que viven en Chile, luego a los que residen en el extranjero, para dejar al final a solteros que residen en Chile, viudos y divorciados.