Esta mañana, la Cámara de Diputados realizó la interpelación al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, acción que fue encabezada por la diputada Carmen Hertz (PC).

El objetivo de esta interpelación fue conocer la política de derechos humanos del Gobierno y, en particular, los argumentos respecto al retiro del proyecto que otorga un aporte reparatorio a las víctimas de prisión política y tortura durante la dictadura.

En primer lugar, el secretario de Estado indicó que “los hechos ocurridos entre los años 1973 y 1980 constituyeron una situación compleja, dura por la brutalidad de las violaciones a los derechos humanos, y que refieren nuestro máximo rechazo”.

Consultado por el retiro del proyecto de reparación a víctimas de la dictadura, el ministro Larraín aseguró que “las razones centrales del retiro de esta iniciativa dicen razón fundamentalmente con las actuales situaciones económicas”.

Ante ello, la diputada Hertz lo interpeló recordándole que el presupuesto para este proyecto fue aprobado por el Congreso y que “no es cierto que no haya financiamiento”.

Consultado Larraín si es que consideraba que su Gobierno, al retirar el proyecto, repara el daño causado, el ministro respondió diciendo que “no puedo entender que relata distintos hechos crudos que nadie está cuestionando con una situación específica que es el retiro de un proyecto”.

Tras ello, la presidenta de la Cámara, diputada Maya Fernández (PS), pidió silencio una tras otra vez, hasta que decidió suspender momentáneamente la sesión para que la fuerza pública retire al grupo de personas que se encontraba gritando, tanto a favor como en contra del secretario de Estado.

Una vez finalizada la ronda de preguntas, la diputada Fernández dio uso de cinco minutos a cada bancada para entregar una reflexión respecto a lo discutido durante la interpelación.