La incertidumbre del paradero del obispo de Osorno, Juan Barros, tras la visita al Vaticano, llegó a su fin esta tarde, luego que el prelado mantuviera una reunión con sacerdotes de la zona.

Pese a que se especulaba que el sacerdote se encontraba en Santiago, y otros que hablaban que se quedó en Europa tras la reunión con el Papa Francisco, finalmente hoy se supo que estaba en Osorno.

En reunión con el clero de su ciudad, Juan Barros analizó la visita a esta sureña comuna del arzobispo de Malta, Charles Scicluna, quien llegará acompañado de Jordi Bartomey, de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Frente a esta visita, que se concretaría el lunes 11, el obispo Barros señaló que “se ha dicho así, pero la verdad es que no ha aparecido el programa confirmado todavía, pero claro, se ha dicho eso. Así que estamos rezando para que sea un momento muy positivo”.

Continuó su reflexión diciendo que “he estado un tiempo con reposo médico, pero gracias a Dios estoy caminando. Agradecido de mucha gente que reza y comparte este tiempo de dolor, de oración y de esperanza de nuestra iglesia”.

Finalmente, consultado por la posibilidad de renunciar a su cargo, Barros sostuvo que “ya les he dicho: todos estamos siempre disponibles a las decisiones del Santo Padre”.