Autoridades del Ministerio de Transporte dieron por iniciado el plan de trabajo para el desarrollo de una nueva metodología que permita darle mayor objetividad y transparencia al índice de evasión de Transantiago, que en el primer trimestre llegó a 28,5%.

Uno de los factores más importantes presente en el análisis fue lo relacionado con la muestra: su selección, tamaño y expansión, el error y el intervalo de confianza. De igual manera, se concluyó la necesidad de proporcionar mayor independencia y transparencia a la medición.

Al respecto, la ministra Gloria Hutt, señaló que “estamos recogiendo diversas opiniones con el objetivo de desarrollar y contar con un indicador de evasión robusto, objetivo e independiente, que nos permita explicar mejor sus variaciones y que nos proporcione información de mayor calidad”.

En tanto, la gerenta de Evasión del Ministerio, Ana Covarrubias, sostuvo que “estamos trabajando en un plan integral que aumente los controles, las zonas pagas y dote al sistema de una mejor infraestructura, lo que se sumará también a la implementación de la Ley Antievasión”.

La medición actual de la evasión, que se realiza desde el 2012, está a cargo del Programa Nacional de Fiscalización del MTT y se realiza a través de funcionarios de incógnito que realizan un recorrido de ida y vuelta en servicios de las diferentes empresas elegidos aleatoriamente.

Durante ese viaje identifican a las personas que pagan y las que no, proyectando luego con estos datos cuántos clientes no cumplen con esta obligación.