Corea del Norte amenazó con cancelar la reunión entre Kim Jong-un y Donald Trump, prevista para el 12 de junio, debido a la realización de ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur.

Bajo el nombre de “Maximum Thunder”, estos ejercicios consistieron en maniobras de las fuerzas aéreas de ambos países, los cuales no fueron suspendidas, situación catalogada como una “provocación” por parte de Corea del Norte.

Pyongyang describió las maniobras como una “provocación militar que va en contra del desarrollo político positivo en la península de Corea”, según indicó la agencia norcoreana Yonhap.

Además, indicaron que “Estados Unidos también tendrá que abordar deliberaciones cuidadosas sobre el futuro de la planeada cumbre, a la luz de este provocador incidente militar ejecutado junto a las autoridades surcoreanas”.

Cabe señalar que Corea del Sur y Estados Unidos habían anunciado la semana pasada el comienzo de las maniobras de defensa antiaérea, las que se extenderían por un periodo de dos semanas y donde unos 100 aviones de guerra participarían en los ejercicios.

La histórica reunión entre Trump y Kim Jong-Un está prevista tras más de un año de escalada retórica y duras sanciones en medio de una serie de provocativas pruebas nucleares por parte de Corea del Norte, razón por la que se busca solucionar -por vía pacífica- el conflicto por el programa nuclear.