Un Día de la Madre muy especial es el que vivieron las 35 mujeres que se encuentran privadas de libertad en el Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de San Antonio. Gracias al área técnica de la unidad y al instituto Domeyko Idomek, las internas disfrutaron de una sesión de belleza.

Profesores y alumnos del área de belleza llegaron hasta el establecimiento penitenciario y brindaron cortes de cabello, peinado y manicure, tanto a imputadas como a condenadas.

El jefe del CCP sanantonino, coronel Raúl Arellano, sostuvo que “el trabajo conjunto de nuestra área técnica y la buena voluntad del Instituto permitieron regalar una jornada muy especial a nuestra población penal femenina. Actividades como estas nos ayudan a disminuir el estrés tan propio de las unidades penitenciarias”.

Por su parte la terapeuta ocupacional del área técnica del CCP, Mónica Méndez, detalló que “se les hizo una sesión por parte de estilistas profesionales que vinieron a embellecer y hacer un bonito regalo con motivo del Día de la Madre”.

La iniciativa formó parte del plan social del Instituto, que además de formar profesionales, busca entregar un servicio social.

La administradora del Domeyko, María Jesús León, confesó que “la experiencia fue buenísima para nosotros, como funcionarios, y también para los alumnos. Fue muy enriquecedora”.

Si bien este Día de la Madre fue la primera actividad que la casa de estudios realiza en el recinto penal, se espera que en el futuro lleve adelante capacitaciones para los internos y para ello se están gestionando los recursos con algunas empresas portuarias. De esta manera se entregarán las herramientas necesarias para que puedan reinsertarse laboralmente.