“Tres de cada cuatro chilenos tienen sobrepeso”. Así de categórica fue Eve Crowley, representante en Chile de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) durante el seminario del plan contra la obesidad estudiantil “Contrapeso”, de Junaeb,

Nuestro país ostenta una de las prevalencias de obesidad y sedentarismo más altas de la región, lo cual se explica por la falta de actividad física y una alimentación inadecuada desde la infancia: se suele comer a deshoras, con una dieta reducida y homogénea de productos, donde prima la rapidez por sobre la calidad de lo que se consume.

Por su parte, Dimitris Mamay, director para América de Alimentación para el Desarrollo de Tetra Pak, explicó que “la obesidad es un problema a nivel mundial, que debemos enfrentar todos en conjunto. En los últimos 40 años se ha triplicado en el mundo, afectando no sólo a países desarrollados, sino también a los que están en vías de desarrollo”.

En 2016 ya existían 340 millones de niños y adolescentes -entre los 5 y los 19 años- con sobrepeso u obesidad a nivel global, frente a lo cual -aseguró- “es fundamental que los programas de alimentación escolar de cada país se adapten al contexto nutricional y a la actividad física requerida”.

Mamay finalizó diciendo que se debe “minimizar el contenido de grasa, azúcar y sal de los alimentos; asegurar que las opciones saludables y nutritivas estén disponibles y asequibles para todos los consumidores; y apoyar las mejores prácticas alimenticias y actividad física en sus entornos y áreas de influencia”.