A través de un breve comunicado, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, se refirió a las declaraciones efectuadas este viernes 6, donde analizó el proyecto de Ley de Identidad de Género.

Fue en este contexto que el jefe de la Iglesia Católica de Chile realizó una analogía que no cayó nada bien: “no porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro”, dijo.

Hoy, a través del Arzobispado de Santiago, el religioso indicó que “lamenta que el uso de una alegoría para referirse al concepto de nominalismo haya sido interpretada como una ofensa a quienes merecen todo su respeto y aprecio”.

Además, confesó que “en el curso del diálogo con la periodista, el arzobispo invitó a ir al fondo del tema y a no quedarse en el simple ‘cambio registral’, con respeto y desde una antropología integral”.