Como una de las voces más respetadas del universo científico, cada vez que Stephen Hawking lanzaba una advertencia sobre el futuro de la Tierra, su voz resonaba en el mundo.

En ese sentido, el astrofísico fallecido durante horas de esta madrugada en su vivienda ubicada en Cambridge, Inglaterra, analizó -entre muchos otros temas- lo que pasa actualmente con el calentamiento global, los riesgos de la inteligencia artificial y de la vida extraterrestre.

Calentamiento global

“Estamos cerca del punto en el que el calentamiento global se volverá irreversible”. Esta advertencia fue dada en julio del año pasado por el físico británico, donde fustigó la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, indicando que la decisión “podría empujar a la Tierra al abismo”.

El investigador de 76 años definió al cambio climático como “la amenaza más grande” que enfrenta la humanidad, por lo que urgió a tomar medidas inmediatas. “Al negar las evidencias y salir del Acuerdo de París, Trump causará inevitablemente daños ambientales a nuestro bello planeta”.

Inteligencia artificial

“Puede ser lo mejor o lo peor que le suceda a la raza humana”. Así lo señaló Hawking sobre el reciente desarrollo de estos sistemas, uno de los temas más polémicos en la investigación tecnológica.

También advirtió que “las computadoras pueden, en teoría, emular la inteligencia humana e incluso excederla. La creación exitosa de una inteligencia artificial efectiva podría ser el evento más grande en la historia de nuestra civilización, o el peor. Simplemente no lo sabemos”.

Finalmente sostuvo que “no podemos saber si seremos infinitamente asistidos por la inteligencia artificial, o si seremos ignorados y marginados, o posiblemente destruidos por ella”.

Vida extraterrestre

En este punto, el científico se mostró contrario a intentar algún tipo de contacto con civilizaciones alienígenas, explicando que “si los extraterrestres nos visitan, el resultado podría ser como cuando Colón llegó a América, lo cual no resultó bien para los nativos americanos”.

Pese a reconocer que éste era uno de los temas que más lo apasionaban, Hawking expuso que “la existencia de vida inteligente fuera de la Tierra podría poner en riesgo a la humanidad”.

Finalmente advirtió que “de ser así, serán mucho más poderosos y no nos verán como algo más valioso que una bacteria”.