Un violento episodio de discriminación contra mujeres lesbianas fue denunciado ante el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), organismo que está asesorando legalmente a las afectadas y orientándolas en los pasos a seguir ante las policías.

El hecho afecta desde la última semana de febrero a una pareja lésbica que, en su propio domicilio en Puente Alto, ha recibido agresiones físicas, insultos y hasta amenazas de muerte con armas de fuego por parte de un funcionario de la PDI, identificado con las iniciales M.A.G.C, y el padre de éste, C.A.G.C.

Una de las víctimas contó que el pasado 28 de febrero, C.A.G.C. “escupió la puerta de nuestra casa y nos amenazó de muerte, lo que denunciamos a Carabineros”. Sin embargo, este lunes 5 “nos esperó afuera de nuestra casa para amenazarnos con una pala. Luego se sumó su hijo, nos dijo que era de la PDI. Nos mostró la placa e intentó ingresar a nuestra casa, mientras nos amenazaba con un arma de fuego”.

Agregó que “nos gritaba que éramos unas lesbianas malditas, que nos teníamos que ir de la casa porque éramos unas mariconas culiás (sic), que él era una autoridad y que nos haría cagar a nosotras y a nuestras familias”.

Las mujeres estamparon una segunda denuncia en Carabineros, pero horas más tarde, el funcionario de la PDI volvió a amenazarlas, señalando que “no sabí’ na’ con quién estai metiéndote”.

El caso será denunciado por las afectadas y el Movilh ante del Departamento Quinto de la PDI.