Un total de siete incendios declarados, por complejidad y extensión de las áreas afectadas, y 132 amagos por situaciones de menor gravedad, son las emergencias que hasta el momento se han abordado a través del Plan de Prevención y Emergencia de Incendios Forestales Urbanos de Viña del Mar 2017-2018.

Las cifras muestran una reducción de siniestros en comparación con la temporada anterior, cuando se registraron 11 incendios y 204 amagos.

Al respecto, el tercer comandante del Cuerpo de Bomberos de Viña del Mar, Rodrigo Donoso, destacó que “realizamos un trabajo mancomunado que es importante”, acotando que “ha sido una temporada baja por el aspecto climático, pero la experiencia nos dice que marzo y abril son críticos en la zona”.

La alcaldesa Virginia Reginato explicó que “estamos muy satisfechos con los resultados de nuestro plan preventivo, gracias al cual esta temporada se vio reducida la cantidad de emergencias. Si bien es cierto está terminando el verano y no hemos tenido grandes incendios, seguiremos trabajando”.

Llamado a la comunidad

Por su parte, Patricio Moya, director del Área de Operaciones y Servicios del municipio, explicó que “queremos reiterar el llamado a los vecinos a organizarse para cuidar el entorno de sus domicilios y también para denunciar a quienes depositan residuos y contribuyen a la generación de microbasurales”.

Por ello, recordó que la ley aumentó las sanciones a los infractores por botar residuos, que antes era hasta $200 mil, a un máximo de $6 millones, donde, durante la temporada se contabilizan cerca de 20 sancionados por arrojar desechos en lugares prohibidos, la mayoría denunciados por vecinos.