La Política de Igualdad de Género y No Discriminación del Poder Judicial, lanzada el pasado 2 de febrero apunta a erradicar todo tipo de abusos contra las mujeres, además de incorporar a la orientación sexual y la identidad de género como categorías protegidas.

Cabe indicar que esta surgió de un estudio efectuado el  2015 y el 2016  y de diversos talleres donde participaron representantes del sector, lo cual fue la base para realizar un diagnóstico y propuestas tendientes a eliminar los problemas que afectan a las mujeres y a las personas LGBTI.

Esta situación fue aplaudida por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), que, a través de su dirigente, Rolando Jiménez, indicó que “valoramos profundamente la sensibilidad del Poder Judicial en torno los derechos LGBTI y que se ha traducido en hechos concretos en los últimos años”.

Agregó que “sostener en su nueva política que la igualdad y la no discriminación incorpora los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) es hacerse cargo de la universalidad de los derechos humanos, lo cual aplaudimos”.

Finalmente, Jiménez adelantó que “en este mismo contexto, estamos preparando un estudio sobre los cambios que ha experimentado en los últimos 26 años el Poder Judicial en torno a los derechos humanos LGBTI. Los resultados de la investigación la daremos a conocer en el transcurso de este año”.