Una excelente noticia recibieron los organizadores del Triatlón de Valparaíso, tras la solicitud formal por parte de la Federación Chilena de Triatlón (Fechitri) de establecer una alianza estratégica para potenciar una nueva edición de esta prueba, que en su undécima versión tendrá un sello internacional pocas veces visto en competencias de este tipo.

Se trata de un hito que permitirá contar con una fecha federada a nivel local y una Copa Panamericana. Aunque la gran novedad es que se pondrán en disputa cupos para los Juegos Sudamericanos, programados entre el 26 de mayo y 8 de junio en Cochabamba, Bolivia.

Con este aliciente, en la cita porteña se podrá ver en acción a destacados exponentes del continente y a los futuros triatletas nacionales, con las expectativas que alcancen triunfos tan destacados como los de Cristián Bustos y Bárbara Riveros.

Desafío histórico

No resulta sencilla la tarea de encontrar un evento con características similares al que se disputará en unas semanas en Valparaíso. El precedente más cercano se remonta hace 15 años, cuando la ciudad recibió un Triatlón Iberoamericano clasificatorio para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Andrés Droguett, organizador de la prueba, indicó que “lo recuerdo con mucha emoción y nostalgia. Fue un evento espectacular en el que demostramos que la ciudad podía albergar pruebas del más alto nivel, tanto por capacidad logística como condiciones naturales que favorecen la práctica de este deporte”.

El evento contará con un privilegiado circuito, que contempla la etapa inicial de natación en playa Las Torpederas, mientras el ciclismo y trote serán en el borde costero, entre avenida Altamirano y Antonio Varas.