La Cámara de Diputados solicitó incluir la espondilitis anquilosante y la distrofia muscular degenerativa en la Ley Ricarte Soto.

La primera, es una forma crónica de artritis que afecta mayormente a huesos y articulaciones de la base de la columna, donde ésta se conecta con la pelvis.

Estas articulaciones se inflaman e hinchan, y con el tiempo, las vértebras pueden llegar a unirse. La enfermedad, que afecta a más hombres que mujeres, generalmente comienza a presentarse entre los 20 y los 40 años, aunque también se han detectado casos, antes de los 10 años.

Por su parte, la segunda, conocida como “Síndrome Duchenne”, es un trastorno hereditario que produce debilidad muscular progresiva.

Esta afección conduce a problemas médicos graves. Por ejemplo, los niños necesitan silla de ruedas alrededor de los 12 años y la expectativa de vida promedio solo llega a 30 años.

La distrofia muscular se manifiesta principalmente en varones y, generalmente, se transmite de la madre al hijo. Sin embargo, un 35% de los casos ocurren por mutación espontánea.