Un grave problema de hurto hormiga tiene la oficina municipal de Medio Ambiente de La Calera, debido a la extracción de plantas ornamentales desde las jardineras públicas ubicadas en diversos lugares de la comuna.

El encargado (s) del área medioambiental, Erick Aguirre, indicó que los funcionarios reponen las plantas ornamentales y durante la noche algunas personas, premunidas con cajas de cartón, las extraen.

Y agregó que “si calculamos el costo total de reposición cada vez que extraen las plantas es muy oneroso para la Municipalidad. Esto es un hurto al patrimonio de la comuna y pedimos que quienes sacan plantas de las jardineras dejen de hacerlo”.

Además, se detectó a personas que usan las jardineras como asiento, lo que también daña a las plantas. “Aquí hay un tema mayor, que es el respeto por la propiedad. La Municipalidad busca hermosear el entorno del anillo céntrico, pero si no lo cuidamos entre todos será muy difícil lograr una ciudad más colorida”.

Cada una de las plantas que instala la Oficina de Medio Ambiente tiene un valor superior a los $1.000 y en una jardinera se pueden instalar cerca de 30 especies.

Al respecto, la alcaldesa (s), Ximena Órdenes, comentó que “este trabajo se debe hacer todos los días y les pedimos a la comunidad que nos ayuden a cuidar. La idea de esta administración municipal es poder hermosear la comuna, tener espacios que sean más amigables y lugares más bonitos”.