Con un pequeño acto realizado en dependencias de la Gobernación de Quillota, los primeros hijos de inmigrantes con residencia en la provincia de Quillota lograron estampar las visas y así regularizar su
situación migratoria.

Se trata de menores de nacionalidad venezolana, alumnos del colegio Roberto Matta de Quillota, quienes fueron beneficiados con el plan de atención a migrantes Chile te Recibe del Ministerio del Interior.

El gobernador César Barra explicó que “nosotros tenemos la decisión de regularizar a todos los menores que siendo extranjeros, están viviendo en nuestro país, y así reconocer un esencial derecho a las personas, en este caso de los menores de edad, de residir en nuestro país de manera regular”.

En el caso de la provincia, este programa se trabaja en conjunto con los encargados de los Departamentos de Educación Municipal y de sostenedores privados que tienen alumnos extranjeros.

El proceso de regularización de niños y adolescentes migrantes comenzó hace unos meses mediante la creación de una visa especial, para la cual el único requisito es contar con el certificado de nacimiento legalizado, independiente de la situación de los padres.

Con este permiso de residencia, totalmente gratuito, los menores pueden acceder a su cédula de identidad y a todos los asociados: Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE), textos y útiles escolares, seguro y alimentación, entre otros. Los establecimientos educacionales que los acogen, a su vez, están en condiciones de recibir las respectivas subvenciones estatales.

Agradecidos

Los padres de los menores beneficiados manifestaron su satisfacción por el beneficio. “Estoy muy contenta por el visado de mi niña, esperamos varios meses, pero estamos agradecidos de la Gobernación que nos facilitó el proceso”, dijo Katherine Bustamante.

“Es importante, estoy feliz con los documentos, porque en la empresa que trabajo cuento con los derechos protección salud y con este número de Rut chileno provisional, ella podrá gozar de los beneficios también”, explicó Marisa Alejandra Soto.

El propósito de esta medida –cuyo requisito fundamental es el certificado de nacimiento- es igualar las oportunidades y el acceso a derechos de los niños migrantes.

Cabe recordar que a abril de 2017, casi 30 mil niños, niñas y adolescentes se encontraban en condición migratoria irregular. De ellos, 18.664 ya han obtenido sus permisos de residencia legal.