La expectativa hablaba de 380 mil personas que arribarían al Campus Lobito de Iquique para participar de la última misa masiva que celebraría el Papa Francisco en nuestro país, sin embargo, esto no fue así.

No más de 90 mil personas concurrieron hasta el costero espacio del norte para presenciar a metros del Pontífice la “Misa por Nuestra Señora del Carmen, Madre y Reina de Chile”.

La presencia del Santo Padre no causó la convocatoria que se esperaba, tanto entre chilenos como extranjeros, que pronosticaban arribarían en masa a la ciudad a través de los distintos pasos de Argentina, Bolivia y Perú.

Pese a ello, los presentes en la explanada aguardan pacientemente por la llegada del Pontífice, quien sostendrá su última misa en Chile a las 11:30 horas, donde se espera entregue un mensaje acerca de la convivencia entre chilenos y extranjeros.

Una imagen aérea del lugar: