La presidenta Michelle Bachelet se reunió con ministros y representantes de diferentes reparticiones públicas, policías y encargados de la visita del Papa Francisco a Chile, con el objetivo de abordar los últimos preparativos y coordinaciones previas a su llegada, con el fin de garantizar las condiciones sanitarias, de seguridad y orden público.

Tras la reunión, la jefa de Estado indicó que “nuestro deber como Estado es garantizar a las miles de personas que van a estar en Santiago, en Iquique y en Temuco, la tranquilidad de que se han considerado todos los detalles para resolver cualquier situación que se pueda presentar”.

Además, hizo un llamado a quienes asistirán a saludar al Papa Francisco en los diferentes lugares dispuestos a que “lo hagan tomando resguardos. Por ejemplo, que las personas mayores puedan estar a la sombra, que tomen agua, que se alimenten antes de ir y que sean solidarios cuando alguien necesite ayuda”.

En concreto, el Gobierno reforzó la atención de salud, durante las 24 horas del día, en los SAPU y SAR, además de refuerzo de personal en las urgencias hospitalarias. Asimismo, en los eventos masivos estará en coordinación la Defensa Civil, Cruz Roja, Mutuales, clínicas privadas y Fuerzas Armadas.

También se acondicionó el tránsito para que el paso de los peregrinos sea expedito, tanto entre regiones como en el interior de las ciudades donde hay grandes eventos, reforzando los medios de transporte para una mayor comodidad. En esta línea, se reforzarán nueve pasos fronterizos.

Finalmente, Bachelet sostuvo que “estamos todos concentrados en que esta visita del Papa Francisco sea una buena experiencia para quienes quieran y desean participar en ella, y que se sientan tranquilos y seguros”.