A través de una actividad realizada en la Casa de las Obras Misionales Pontificias, representantes de todo el país hicieron una entrega simbólica de los regalos que le prepararon los chilenos al Papa Francisco para su visita al país desde el lunes 15 al jueves 18 de enero.

Representante al Vaticano, en la instancia estuvo presente el nuncio apostólico en Chile, Ivo Scapolo, quien agradeció los presentes en nombre del Sumo Pontífice diciendo que “estos son signos que nos recuerdan las realidades de los pueblos originarios”.

Desde Isla de Pascua, el escultor Pau Hereveri Tepano realizó un moai de dos tipos de piedra: una de color plomizo llamado basalto vesicular, y de otra rojiza llamada Hani Hani. El nombre del moai es “Haumar o te A’o”, que significa Paz del Mundo, y pesa cerca de 350 kilos.

Al respecto, el párroco de Rapa Nui, padre Bernardo Astudillo, explicó que “el objetivo es hacer un reconocimiento a los que trabajaron por la paz, y para que quienes contemplen la escultura reciban la fuerza para convertirse en constructores de paz”.

Por su parte, la comunidad de Talagante hizo entrega de un “Cuasimodo” de loza policromada, colocado en una vitrina de vidrio con base y perfiles de madera; la base mide 49 cm de ancho y 1,59 m de largo y pesa aproximadamente de 50 kilos.

En tanto, la comuna de Padre Hurtado obsequió al Santo Padre una réplica a escala de la famosa camioneta verde de San Alberto Hurtado, realizada por artistas locales.