Luego que la Democracia Cristiana (DC) rompiera relaciones con la Nueva Mayoría y el Frente Amplio por la conformación de la mesa de la Cámara de Diputados para los próximos cuatro años, Chile Vamos intenta convencer a diputados falangistas para distribuirse la presidencia de la Corporación.

La primera señal de la actual oposición se dio ayer en la Cámara Baja, cuando aprobaron el nombramiento de Andrés Zaldívar en el Consejo de Asignaciones Parlamentarias; esto, pese a que el PC, el PS, el FA y un miembro del PPD votaran en contra de la designación del presidente del Senado.

Además, esta jornada el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) confirmó conversaciones, diciendo que “esto no es un acuerdo político, es un acuerdo de administración, y para eso estamos hablando con diversos actores, entre ellos, evidentemente algunos de la Democracia Cristiana”.

De manera extraoficial trascendió que Chile Vamos le ofrece dos años a la DC para que presida la mesa de la Corporación, lo que estaría siendo observado con buenos ojos desde el partido de la Nueva Mayoría debido a que el acuerdo con el oficialismo sólo les da un año de gobernabilidad en la Cámara Baja.