Nuevos abusos en razón de la orientación sexual e identidad de género propinados por gendarmes denunciaron personas privadas libertad, esta vez del Centro de Cumplimiento Penitenciario del Biobío.

Según informó el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), los últimos atropellos afectaron a la interna trans Vicky Rosas Mendéz y a Cristofer Fidel Carrasco Galvez, en represalias por denuncias previas contra abusos homo/transfóbicos que fueron confirmados por tribunales.

Los responsable de estos atropellos serían un suboficial y dos capitanes, quienes al presenciar los abusos nada hicieron para detenerlos, según el organismo.

El presidente del Movilh Biobío, Esteban Guzmán, dijo que “sólo en el 2017 se conocieron 13 casos de discriminación y torturas contra internos LGBTI en  diversos penales del país, todos los cuales fueron confirmados por tribunales. Hubo un total de cinco fallos, dos de la corte Suprema, que dieron la razón a los internos. Esto se suma a otros tres fallos del 2016”.

Y agregó que “contra todo lo deseable, los abusos han continuado, lo cual refleja que Gendarmería es una institución en extremo peligrosa para los derechos humanos de las personas LGBTI”.

En ese sentido, el Movilh envió ayer una carta al director nacional de Gendarmería, Jaime Rojas, expresando repudio por lo ocurrido y exigiendo medidas inmediatas.