Un catastro a las pertenencias del antipoeta chileno, Nicanor Parra, estableció que una serie de cuadernos desaparecieron de su vivienda ubicada en la comuna de La Reina, región Metropolitana.

La pérdida más importante serían algunos textos escritos en la década de los ’90 y 2000, tal como lo indicó Cristóbal Ugarte, nieto del artista chileno, quien explicó que “supimos que estaban en la galería de Isabel Croxatto. La llamamos y dijo que los había tenido un año. Negó que los tuviera en venta, pero los guardó un año- Esos son cuadernos robados de la casa de Las Cruces”.

Ugarte agregó que “a mi abuelo le falta una serie de cuadernos. Hemos sabido que algunos los ha comprado César Soto, y otros fueron a parar a la galería de Isabel Croxatto. Tuvimos noticia de que una tal Constanza Franz habría dicho que Nicanor le había regalado cuadernos , lo que es absolutamente falso. Y esos cuadernos llegaron a manos de Isabel Croxatto. Ahora no se sabe dónde están”.

El nieto del antipoeta aseguró que Parra “jamás” ha regalado sus manuscritos: “Él nunca ha regalado ni vendido un cuaderno. Va en contra de su filosofía como artista. Todos los académicos que lo visitan, sus amigos y la familia saben que él nunca vendería ni regalaría un cuaderno. Estos cuadernos son robados”.

Finalmente, Cristóbal Ugarte dijo que “mi abuelo me ha encargado que recupere estas cosas, porque lo que él ha publicado es lo que él ha querido que se publique. El resto es privado”.