El candidato presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, se refirió nuevamente a la polémica suscitada por su denuncia de votos marcados en favor de Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier durante la primera vuelta del pasado 19 de noviembre.

Con la intención de poner fin a las críticas que ha recibido por sus palabras, el representante de la centro-derecha indicó que “dado todo lo que pasó, yo comparto que fue innecesario”.

Además, aseguró que sus declaraciones no fueron una denuncia, sino que “sólo recordé lo que todos los chilenos vimos en televisión. Dada la reacción absurda, se produjo una tormenta en un vaso de agua”.

Junto a esto, Piñera sostuvo que “nunca he puesto en duda ni el resultado electoral, ni el sistema electoral, ni el Servel”, agregando que sus dichos generaron “una exageración concertada”.

Finalmente, el aspirante a La Moneda criticó “la exageración y la tergiversación que hizo el gobierno y el candidato Guillier”, reconociendo además que “en la política se aprovechan de cualquier cosa”.