Iván Moreira (UDI) analizó la decisión de desafuero confirmada por la Corte Suprema por la emisión de boletas ideológicamente falsas en el marco del caso Penta, la que lo inhabilita de ejercer su rol como senador, pero no del cobro de su sueldo, asegurando que “no hice nada distinto a lo que toda la clase política ha hecho”.

El legislador por la región de Los Lagos sostuvo en entrevista con el diario La Tercera que “esta era una práctica habitual. En los pasillos y al oído, todos me decían que esto es lo más injusto que ha ocurrido. Seguramente por temor, todos callaron. No he hecho nada distinto a lo que toda la clase política ha hecho”.

Acerca del desafuero, el histórico militante gremialista planteó que “sentí decepción porque estoy convencido de mi inocencia y de que no he cometido ningún delito. Pude haber cometido una infracción electoral, pero jamás un delito tributario. He tenido que vivir una pesadilla”.

Además, Moreira aseguró que “he vivido una verdadera persecución política. Se ensañaron conmigo, con mi mujer, con mi familia y con las personas que trabajan conmigo”.

Finalmente se defendió diciendo que “el mecanismo que utilicé era irregular, que las personas que emitieron las boletas trabajaron conmigo, que recibieron una remuneración y eran gastos de campaña electoral como está establecido, por lo tanto, de ideológicamente falsas las boletas no tienen nada”.