Cuando logran ascender hasta la cumbre del cerro La Campana, en Olmué, a más de 1.800 metros de altura sobre el nivel del mar, algunos turistas tienen la mala costumbre de inmortalizar esta hazaña con grafitis en las rocas, menoscabando el patrimonio natural y paisajístico del entorno, ubicado dentro de un parque nacional y una reserva mundial de la biósfera.

En ese contexto, el jefe regional del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Claudio Ilabaca, explicó que “la institución forestal, la Fundación Andestrek y la escuela de Ingeniería en Medio Ambiente de la Universidad de Valparaíso, iniciaron un proyecto piloto que busca eliminar los rayados, sin afectar los valiosos recursos naturales de la zona”.

Por ello es que se realizó un primer estudio en terreno, con de 13 voluntarios y la supervisión de personal guardaparques, en un  espacio delimitado, donde se aplicó el solvente químico biodegradable Pintoff Forte, que es un gel removedor de grafitis. Posteriormente, la Fundación Andestrek y la U. de Valparaíso entregarán un informe a Conaf con los resultados de este trabajo, el cual será evaluado para ver la posibilidad de repetir esta experiencia a una escala mayor.

El presidente de la Fundación Andestrek, Marcos Liberona, detalló que “un resultado preliminar que pudimos observar es que el impacto de la remoción fue bastante positivo, en el entendido de que nunca vamos a poder eliminar el 100 % de los rayados.

Cima cubierta

El académico de la escuela de Ingeniería en Medio Ambiente de la Universidad de Valparaíso, Jairo Valencia, afirmó que “la cima del cerro La Campana está cubierta  en cerca de un 90 % de grafitis, y cada día aparecen más. La gente además de dejar su nombre, deja la fecha de inscripción del rayado, entonces eso nos permite tener una especie de análisis cronológico del proceso”.

Cabe consignar que, al momento de usar el químico, los voluntarios dispusieron recipientes plásticos en el suelo, para evitar el contacto del líquido con la vegetación superficial. Luego, en bolsas selladas herméticamente, este material fue trasladado hasta la empresa Passol, firma que realizó la donación de 40 potes de Pintoff Forte, avaluados en alrededor de $ 400. 000, y que tiene un centro especializado en la erradicación de este tipo de desechos.