Mustafa Tahshoun y su familia, compuesta por su esposa Aml Amoury, sus hijas Sara y Chaimaa, de 17 y 16 años respectivamente, y su hijo menor, Mohamed, de tan sólo 8 años, llegaron en calidad de refugiados hace cuatro años a Viña del Mar, para dejar atrás la cruda guerra civil que afecta a Siria, su país natal.

La familia vive hoy en el proyecto habitacional “Hijos del Olivar”, en la Ciudad Jardín, construido por el Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu) en el marco del programa Fondo Solidario de Elección de Vivienda, y junto a otro 149 residentes recibieron las escrituras de sus departamentos durante el mes de septiembre.

Al respecto, el director regional de Serviu, Carlos Contador, indicó que “el caso de la familia Tahshoun, que es una de las tantas refugiadas provenientes de Siria, y que se convirtieron en propietarios de su vivienda, no es atípico, muchas familias haitianas, colombianas y peruanas hoy son beneficiarios o postulantes a nuestros programas”.

Mustafa, de 55 años, y a quien ya se le otorgó la nacionalidad chilena, se encuentra sin trabajo. Él explica que “quizás por la edad no tenga suerte, no lo sé. Ahora estoy trabajando con Sence y Fosis para poder encontrar trabajo. Mi plan es tener un carro y poder vender los dulces que preparo con tanto cariño, estoy agradecido de Chile por apoyarme”.

Cabe destacar que el Fondo Solidario de Elección de Vivienda es un programa destinado a familias sin vivienda, que viven en situación de vulnerabilidad social. Este apoyo del Estado permite construir una vivienda (casa o departamento) sin crédito hipotecario en sectores urbanos o rurales. Quienes postulan lo hacen de manera colectiva con un proyecto asociado al grupo interesado.