El sacerdote jesuita, Felipe Berríos, condenó los insultos y fuertes críticas que recibió la presidenta Michelle Bachelet durante la realización del Te Deum religioso de este domingo 10 en Santiago.

Al respecto, el religioso indicó a Radio ADN que lo ocurrido demuestra que “tenemos que luchar por un Estado laico que combata los fanatismos”.

Además, Berríos hizo una diferencia entre las críticas, que son muy justas, y los ataques, diciendo que “una cosa es no estar de acuerdo y poder dar razones y otra es insultar y tratar de asesinos a quienes piensan distinto”.

Frente a esto, el jesuita sostuvo que “ahí se pasa un límite que no hay que aceptar”.

Tras ello, Berríos dijo que “le tengo mucho respeto al evangélico, por eso me dolió lo de ayer porque tú no invitas a alguien a tu casa para insultarlo”.

Finalmente, señaló que “una cosa son los insultos de la gente, pero también creo que al tono de algunos discursos se les pasó la mano”.